Fanático de un lugar de hamburguesas de su zona, un día Mario Beristain le comentó a los dueños de aquel food truck si querían vender su remolque pensaran en él, “yo lo dije bromeando, pero cuatro meses después terminé comprando el negocio y aprendí a trabajarlo“, recuerda este empresario quien, desde entonces, abrió este exitoso local de snacks en la ciudad de Puebla.

Sin darle mucho impulso al principio, el restaurante móvil sirvió para apoyar a un familiar de Mario quien acababa de regresar de Estados Unidos luego de 10 años y sin trabajo, “de algún modo lo quise ayudar y le propuse que atendiera el negocio, que en ese momento no tenía ni nombre ni mucha infraestructura”, menciona. 

Así lo hicieron, mientras él y su esposa trabajaban en un despacho de contadores, alguien más se encargaba del food truck.

Luego de un tiempo “se acabó el contrato y tanto mi esposa como yo nos quedamos desempleados, entonces decidimos poner el negocio en forma y atenderlo en lo que encontrábamos otra fuente de ingresos segura”, así, casi por casualidad, nació La Barra, que ahora se había mudado a un local más grande y empezaba a crecer.

“Negocios de hamburguesas hay infinidad, pero en la zona en la que está ubicada La Barra predominan los tacos”, comenta Mario. Sin embargo, eso no ha sido el motivo por el que la gente los prefiere, pues el empresario asegura que su éxito se debe a la calidad de sus productos.

“Nosotros no apostábamos a que esto creciera como ha crecido y esto se debe a que no escatimamos en la materia prima que ocupamos; no usamos el pan convencional y tampoco les ponemos queso común. Muchos quieren incrementar su utilidad sacrificando calidad y creo que nosotros tenemos muy claro que damos buenos productos”, menciona.

El encargado de realizar el menú fue el mismo Mario, quien desde siempre ha sentido un gran respeto y gusto por la comida y, a pesar de ser ingeniero en minas y metalurgia, siempre quiso estudiar algo referente a la gastronomía, por eso él es el creador de todos los platillos, en particular de la “Matahambres”, que surgió porque “una vez, por un antojo propio, hice una hamburguesa con doble carne y le puse casi de todos los ingredientes: aros de cebolla, tocino, Salsa barbecue y guacamole. Justo mientras la preparaba llegaron unos comensales y me pidieron una igual”, recuerda.

Entre otras delicias, uno de los distintivos del negocio de Mario es una deliciosa salsa habanera, que se ha vuelto famosa en la zona “me sorprende muchísimo, pero tenemos a clientes que van a la barra solo por esto”, platica orgulloso.

Su clientela crece cada vez más porque quien ha probado su comida, la recomienda, sin embargo, también asegura que la llegada de SinDelantal fue un gran impulso “cuando empezamos a trabajar con la App incrementaron mucho los pedidos, yo tenía mi propio sistema de reparto y hasta la fecha lo sigo teniendo pero con SinDelantal ha incrementado muchísimo gracias a todos los cupones que ofrece y a que su plataforma es muy amigable”.

Ya sea en casa o directo en el local, el sabor de todas sus delicias es insuperable, “me gusta dar algo que se vea apetitoso y el desafío más grande ha sido mantener nuestros estándares, porque al incrementar la demanda, tal vez ya no puedes poner la misma dedicación para sacar un platillo, pero aunque estemos muy saturados procuramos cuidar la calidad y presentación de todos nuestros platillos”, finaliza.

¿Estás en Puebla? No dudes en pedir desde SinDelantal a La Barra ¡No te arrepentirás!