A los 29 años, César Yuriar decidió que quería emprender. Buscaba un negocio que lo ocupara sólo durante las mañanas y tenía que ser de comida: su profesión y pasión. Sin darle más vueltas, eligió uno de los platillos favoritos de todo mexicano: los chilaquiles.

Vieko salió a la luz en febrero de 2016. “Comenzamos con un remolque chiquito que yo armé. Poco a poco fuimos creciendo, hicimos nuestra cocina, pudimos poner mesas en un comedor techado y apenas hace un año nos cambiamos a un lugar más amplio”, dice el propietario, quien encontró en esta deliciosa mezcla de totopos y salsa una excelente alternativa para quienes viven siempre de prisa.

“Los chilaquiles son algo que todos conocemos desde chiquitos, que todos hemos comido y que a la mayoría de la gente nos gusta, pero al ser algo tradicional quise presentarlo de una manera más innovadora y mucho más práctica para consumir”. Por eso, el egresado de la Culinary Art School de Tijuana decidió que su producto sería distribuido en un original envase: cajas de cartón.“Creo que podría venderlos en plato y a la gente igual le gustarían mucho, pero el hecho de venderos así resalta porque es muy práctico y hay mucha gente que los consume en la oficina o en la escuela. Además, ha gustado tanto el concepto que ya lo han replicado en otras partes del país”, asegura.

La idea principal era estar en la calle con el food truck y que los coches que pasaran los pidieran sólo para llevar, pero por permisos de venta ambulante, esto no fue así. Aunado a esta limitante, César comenta que, cuando inició el proyecto, otra gran traba fue su falta de presupuesto. “Al principio, cuando me tenía que dar a conocer, no había dinero, así que teníamos que hacernos publicidad de boca en boca. Afortunadamente me fue bien, y aunque una de las dificultades fue la parte económica, salimos adelante”, recuerda.

A los seis meses, Vieko Chilaquiles ya tenía estabilidad y se estaba dando a conocer, ¡la gente seguía llegando gracias a la original presentación de su platillo principal! Pero el chef decidió darle rienda suelta a su creatividad y ampliar su oferta con la Santa Quesadilla –con carne asada, chicharrón, salsa verde, cebolla, crema, cilantro– y un delicioso burrito –con chicharrón y la misma salsa de los chilaquiles–, los cuales también han resultado exitosos. Pero esto no ha de parar ahí. “Estamos pensando que es momento de agregar una nueva salsa al menú –actualmente sólo venden rojos o verdes– y quizá algunos de los platillos que la gente nos ha llegado a pedir como la quesadilla de chilaquiles”, añade.

Con un horario de 7:30 a 14:00 horas, Vieko es ya consentido de decenas de tijuanenses y eso también se ha dado gracias a plataformas como SinDelantal, con quien iniciaron a trabajar en marzo de este año por recomendación de otros amigos que ya la usaban. “Hemos llegado a más personas; nos hemos encontrado con gente que nos conoció a partir de Sin Delantal”, afirma.

Ya sean rojos o verdes; con carne, huevo, pollo o chicharrón; en plato o directo de la cajita, si vives en Tijuana ¡entra a SinDelantal y conoce la gran variedad de opciones que tienen para todos!